• Español
  • English
  • Français
Benito Zambrano

Benito Zambrano

04/11/2009
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
[Texto original publicado en abril de 2008:]

Un cuarto de hora con Benito Zambrano…

Aunque no represente al cine africano de manera directa, el realizador andaluz apadrinó al Festival de Cine Africano de Tarifa en su quita edición (25 abril – 4 mayo 2008). En esta entrevista, publicada inicialmente en la revista oficial del FCAT’08, Zambrano comparte sus experiencias y visiones profesionales sobre la industria audiovisual africana. A su vez, podemos destacar las observaciones que el autor hace acerca de las propuestas que la organización del FCAT comenzaba a desarrollar entre África y América Latina. Iniciativas como las relaciones entre creadores africanos y la formación en la escuela de San Antonio de Baños (Cuba) han conocido una positiva evolución con los años, llegando a celebrarse nuevas reuniones de cooperación en la pasada edición del 6ºFCAT (22 – 31 mayo 2009).

Enormemente conocido después del gran éxito de Solas (1999), película con la que obtuvo cinco Premios Goya, Benito Zambrano no ha dejado de trabajar desde entonces en distintos proyectos. Durante los últimos meses, ha sido un personaje cercano al FCAT: en junio viajó a Nigeria, junto a Mane Cisneros, directora del Festival, para participar en un coloquio sobre cine organizado por el Consulado General de España en Lagos y la Universidad Panafricana de esta misma ciudad. Allí ambos se reunieron con directores, productores y responsables de festivales de cine nigerianos. El coloquio contó con la participación de representantes de los pilares de Nollywood (la gran industria africana de cine, que recibe ese nombre por su “similitud” con Hollywood): el director de la Corporación Nigeriana de Cine (NFC), el director en funciones del Instituto Nacional de Cine (NFI) y la directora de BOBTV (plataforma de cine y televisión nigerianos). La participación española permitió informar a los participantes de las posibilidades de becas y subvenciones de formación que ofrecen la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el FCAT y, por otra, aportar los conocimientos y la experiencia del director de éxitos españoles como la mencionada Solas o, posteriormente, Habana Blues (2002). Más recientemente, Benito Zambrano actuó como padrino del Festival de Cine Africano en su presentación en los madrileños Cines Verdi.

¿Qué impresiones te trajiste acerca del cine de Nollywood?
La verdad es que durante esos días vi más televisión que cine, pero en general se trata de unas producciones de muy baja calidad que no son las que me interesan como espectador. Lo que sí encontré realmente interesante es la enorme capacidad de autonomía del cine de Nollywood: es un producto local, consumido con enorme avidez por un público local. Se realiza con unos presupuestos muy bajos, y para financiarse no depende de agentes externos ni de publicidad. Se trata de un gran negocio, y esa rentabilidad le da una gran independencia.

Además de su evidente interés por lo africano, el FCAT está realizando un importante esfuerzo por acercarse a América Latina. ¿Piensas que la triangulación a nivel de producción, distribución y formación podría interesar a los cineastas de África, América y España?

Más que triangular, yo creo que esta relación es direccional: África podría interesarse por España, que a su vez mantiene una relación estrecha con América Latina. Cualquier apoyo a la formación de cineastas o a la exhibición de producciones africanas en España será bienvenida en un continente pobre como el africano. A su vez, creo que en España el interés por lo africano es creciente. De hecho, el número de inmigrantes que viven entre nosotros es cada vez mayor, y también el de la gente que se preocupa o se interesa por ellos. Sin embargo, encuentro más compleja la relación entre América Latina y África. Son continentes con grandes dificultades, y geográficamente muy distantes.

¿Entonces no será posible la coproducción Sur-Sur?
Yo la veo complicada por la distancia. Latinoamérica y España, por el idioma, comparten un mercado de manera clara, pero África no es el mercado para América Latina. Aunque a veces suceden proyectos de producción aislados y preciosos como Babel (Alejandro Gómez Iñárritu, 2006), que vuelven todo esto del revés.

Abundando en esto, ¿qué papel podría jugar en concreto la escuela de San Antonio de Baños, en la que estudiaste, en la formación de los cineastas del Sur?

Precisamente esta escuela es una excepción puesto que, desde que se fundó, quiso formar a cineastas de los tres mundos: América Latina, África y Asia. Era una especie de centro para profesionales del Tercer Mundo, aunque hoy esa triangulación primera se ha abierto a Europa. Cuando estudié allí coincidí con personas procedentes de Burkina Faso y de Angola, así que doy fe de que aquellos propósitos se cumplieron. Pero, aún hoy, son pocos los que tienen esa oportunidad cada año.

¿A qué nivel podrían las empresas del sector audiovisual andaluz estar interesadas en el cine africano?
Creo que nuestro interés en África reside, sobre todo, en utilizarla como plató. África nos ofrece un nuevo paisaje, en el caso de Andalucía muy cercano, aunque todavía sea para narrar historias occidentales.

{backbutton}

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario