• Español
  • English
  • Français
Gastón Kaboré

Gastón Kaboré

04/11/2009
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
[Entrevista por Marion Girard C., abril 2008]

“África necesita más escuelas de cine”

Puede que este nombre no nos resulte familiar; sin embargo, este director de cine, historiador, especialista del cine africano y profesor merece unos instantes de atención. Si existe una figura que encarna la militancia por el reconocimiento y la promoción del cine hecho por africanos, ese es Kaboré.

Gastón Kaboré:

Diplomado en Historia por el Centre d’Etudes Supérieures d’Histoire de Ouagadougou y Doctor en Historia por la Universidad de la Sorbona, Gaston Kaboré fue director del Centre National du Cinéma de Burkina Faso entre 1977 y 1981. Más tarde, se convirtió en secretario general de la Fedaración Panafricana de Cineastas. En 1995 formó parte del jurado del Festival de Cannes y, dos años, después su film Buud Yam (1997) obtuvo el premio a la mejor película en el FESPACO, el más importante festival de cine africano.

Lejos de ser un mero defensor del cine africano, este burkinabés lleva casi cuarenta años trabajando activamente en la labor de difusión de la cultura y de la identidad africanas. Rodado en un medio rural y lleno de referencias a la tradición oral, Wend Kuni (1982) fue el primer largometraje enteramente producido por un burkinabés. Gaston Kaboré, una eminencia de la cultura cinematográfica africana, estuvo presente en las mesas redondas del FCAT’08 (25 abril – 4 mayo 2008). Nos habló de su proyecto más reciente: Imagine. Se trata de una escuela de formación para profesionales del audiovisual, que dirige con pasión e inventiva en Uagadugú, en Burkina Faso. Con Imagine, Kaboré propone un modelo de ‘África en pie’ que mira más allá del presente e invierte en la cultura, la formación y que apuesta por una transición posible entre la oralidad tradicional y nuestra actualidad multimedia.

Háblenos brevemente de su escuela de formación cinematográfica, Imagine.
Es una escuela que tiene por objetivo la consolidación de la experiencia profesional africana. Imagine proporciona una formación permanente. No se trata de una escuela inicial, aunque esto no quiere decir que no hagan falta escuelas de cine iniciales. Mi trabajo allí consiste en ayudar a los técnicos ya formados -o a los que ya han aprendido sobre el terreno- a mejorar su nivel. Para ser un buen profesional se requiere un ejercicio constante de las propias competencias: si la gente no tiene la posibilidad de poner en práctica lo que ha aprendido en una escuela de formación audiovisual, pronto perderá esos conocimientos. A la vez, en Imagine queremos que los profesionales se interesen por las nuevas tecnologías, para que pongan en marcha películas que no hubiesen podido realizar de no ser por la llegada del digital. Cubrimos el abanico de oficios del gremio cinematográfico: desde el estudio del guión hasta la promoción y lanzamiento al mercado. Formamos operadores de cámara, regidores, técnicos de sonido, etc. También formamos críticos de cine. Por otro lado, la escuela ofrece talleres para actores y para directores. Finalmente, organizamos foros y mesas redondas para hablar de aspectos más teóricos del cine.

Imagine será presentada en el Festival de Cine Africano de Tarifa. ¿Cómo espera que la cooperación española y el propio Festival puedan colaborar con la escuela?
Con el Festival de Cine de Tarifa se podría plantear, por ejemplo, un intercambio para que los jóvenes tarifeños y andaluces pudieran venir a nuestra escuela en Burkina Faso. En Imagine, las clases se imparten tanto en francés como en inglés. Con el inglés como idioma común, el problema de la barrera lingüística quedaría resuelto. Por otro lado, se podrían proyectar en Imagine las películas ganadoras de premios en el Festival de Cine Africano de Tarifa. Es importante que nuestros estudiantes vean películas de todos los países y culturas, y que conozcan mejor su continente. La cooperación española podría ayudarnos enviando a profesionales para que enseñen en Imagine. Igualmente, la adquisición de material sería fundamental. Por otra parte, la Cooperación Española podría hacer que Imagine fuera accesible para un mayor número de estudiantes, donando becas de estudio y ayudas económicas, como hacen a actualmente, Francia, Suecia y Holanda.

¿Cómo es la formación de los cineastas en África?
En general, en África tenemos un gran déficit en lo que se refiere a la formación de profesionales del cine y del audiovisual porque no hay escuelas. África necesita más escuelas de cine. En Accra, capital de Ghana, hoy día tenemos el National Film and Television Institute (NFTI). En Uagadugú, capital de Burkina Faso, existe el Institut Superieur de l’Image et du Son (ISIS). También hay un National Film Institute, en Nigeria. El resto de las escuelas, como las que hay en Mali y en Niger, forman principalmente a periodistas y comunicadores más que a cineastas. La gran excepción reside en África del Sur, donde hay un número elevado de escuelas de cine. En África del Norte también hay más escuelas: Túnez, Marruecos y Argelia albergan importantes institutos para el aprendizaje cinematográfico. Pero, en general, la formación de los cineastas sigue siendo problemática en África.

¿Puede la tecnología digital aportar soluciones significativas al cine africano?
Con la llegada del mundo digital se puede trabajar de forma más flexible, con cámaras más pequeñas y con costes moderados. Es una aportación significativa porque hace posible una mayor cantidad de creaciones audiovisuales y brinda a los jóvenes la posibilidad de expresar su talento. La llegada del digital significa por tanto una capacidad suplementaria para la producción y una mayor accesibilidad.

¿Es la tecnología digital suficiente por sí sola para traer cambios en el cine africano? ¿Cuál sería el beneficio para los cineastas africanos?
Las nuevas tecnologías deberían venir acompañadas de un aumento de la profesionalidad y de la experiencia técnica: los creadores y técnicos que utilizan las nuevas herramientas deben asegurar que la calidad de sus trabajos no se rebaje. Aunque con el digital se pueda producir un número más elevado de películas, éstas deben mantener un nivel alto. No sólo en el plano puramente técnico, sino también en el plano de la creación. Aunque los profesionales utilicen medios digitales, deben continuar haciendo películas artísticas.

{backbutton}

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario